Consejos para mujeres deportistas

Hoy, 8 de marzo, se celebra el día a Internacional de la Mujer y es un buen momento para reflexionar acerca de los avances logrados, pedir más cambios y celebrar la valentía y la determinación de mujeres de a pie, que han jugado un papel clave en la historia de sus países y comunidades.

Nuestro centro hoy también quiere aportar su granito de arena, por ello os dejamos unos consejos para todas las mujeres y, en especial, para las mujeres deportistas

DEPORTE Y MUJER

.- Ejercicio y menarquía:

En general, el ejercicio físico, durante el crecimiento bien controlado, ejerce efectos positivos sobre el “hábito psicofísico y fisiológico. Sin embargo, el ejercicio físico intenso durante este período de la vida puede tener efectos negativos si se realiza sin el debido control de los especialistas.

Parece claro que al menos en algunas deportistas jóvenes el ejercicio y otros factores asociados al mismo, son capaces de originar ciertos trastornos de la menstruación ya establecida (amenorrea secundaria o ausencia de la regla durante más de tres meses) o retrasos en la presentación de la menarquía (amenorrea primaria o ausencia de menstruación en una joven de 16 años), situaciones muy propicias a favorecer la pérdida de hueso y la aparición de fracturas óseas

.- Ejercicio e incontiencia urinaria:

Entre el 20% y el 51% de las mujeres deportistas que tienen entre 25 y 45 años sufren de incontinencia urinaria, al margen de que tengan o no hijos. La incidencia aumenta en deportes de impacto o que requieran de gran esfuerzo, y puede evitarse prestando atención a los músculos que conforman el suelo pélvico.

El suelo pélvico es el conjunto de la musculatura, tejido conectivo y nervioso que se encuentra en la cavidad de la pelvis. Juega un papel muy importante en el apoyo de los órganos (vejiga, matriz e intestinos), en el cierre de los esfínteres y también en la función sexual y reproductora.

Es aconsejable que las mujeres deportistas trabajen más intensamente la musculatura del suelo pélvico que las que no practican deporte alguno. Y teniendo en cuenta que se tiene más riesgo de sufrir problemas en el suelo pélvico si se está embarazada o en período de postparto, o se han sufrido intervenciones quirúrgicas en el abdomen o en el suelo pélvico.

Algunos de los síntomas que deberían ponernos en alerta son las pérdidas accidentales de orina al hacer ejercicio, reír, toser o estornudar. Y si tienes dificultad para vaciar la vejiga o los intestinos, sufres dolor pélvico, alteraciones de la sensibilidad en las relaciones sexuales o sensación de peso en la vagina.

Si sufres o tienes riesgo de sufrir problemas de suelo pélvico, debes asesorarte con un fisioterapeuta experto. Podrás realizar actividad deportiva de manera saludable con un programa personalizado de ejercicios.

La fisioterapia uroginecológica tiene herramientas para acompañarte en una práctica deportiva saludable. Y la eficacia del tratamiento se sitúa entre el 44% y el 69%.

.- Ejercicio y problemas por una mala sujeción de pecho:

Practicar deporte supone un gran esfuerzo para el pecho. Cuando corremos el pecho en la mujer se mueve en cada paso alrededor de 9 cm. Calculado en una carrera de 1.000 metros esto supone 84 metros de movimiento.

Es importante saber que, durante la práctica de deporte no debería utilizarse un sujetador cualquiera o un sujetador de estética deportiva con poca fuerza porque, reducen poco los impactos en el pecho y eso puede traducirse en la caída prematura del pecho por efecto de la gravedad. Además, por efecto de los rebotes del pecho o el peso del pecho mal distribuido podemos sufrir contracturas, dolores de espalda, etcEsto, por desgracia, es desconocido para muchas mujeres. Sólo alrededor del 15% utiliza un sujetador deportivo especial.

Se ha constatado que mientras un sujetador deportivo de apoyo detiene un 74% el balanceo del pecho, un sujetador normal o deportivo de baja calidad únicamente detiene un 38% de dicha oscilación.

La sujeción del pecho afecta a nuestra postura corporal. Una buena sujeción favorece una buena  postura de la espalda y evita molestias. Una mala sujeción propicia a una mala postura y puede provocar contracturas, rozaduras, dolores cervicales y lumbares, mal funcionamiento del diafragma

.- Deporte como prevención del cáncer de mama :

Estudios recientes afirman que las mujeres que no realizan ejercicio físico tiene mayor riesgo de desarrollo de cáncer de mama. Este estudio afirma que las mujeres que llevan una vida sedentaria tiene un 71% más de probabilidades de desarrollarlo. Se establece que alrededor del 45% de la mujeres no realiza apenas ejercicio físico y según los datos de este estudio el 13,8% de los cáncer de mama podría evitarse, sólo haciendo ejercicio físico.